~ Cuando las bombas son más que las personas

envío de bombasFoto vía rmn

Foto de autor anónimo que, según la fuente, está situada en Chilwell, Nottingham, alrededor de 1916.

Forma parte de un mini-reportaje con imágenes muy interesantes que ilustran cómo en una guerra se moviliza la sociedad civil. En este caso se trata de la I Guerra Mundial, en donde las mujeres trabajaban en las fábricas de armas mientras los niños jugaban a la guerra en la calle y/o se homenajeaba a los soldados heridos en el frente.

Entrada relacionada: ~ ¿Cuántos obuses? ¿Cuántas balas? ¿Cuántas botas?

~ Varsovia, 1946

Varsovia 1946

En medio de la destrucción ocasionada, en este caso, en Varsovia durante la II Guerra Mundial, el fotógrafo y su ocasional modelo se disponen, mediante un tapiz bucólico, a levantar unas vidas (y una ciudad) que las bombas nunca lograron doblegar.  Un segundo fotógrafo nos descubre su ilusionante empeño, al estilo de estas otras imágenes de aquella contienda aunque en otro lugar.

Foto vía reddit.

~ Coffee break

Siempre me llamó poderosamente la atención esta fotografía: una mujer toma el café encima de un montón de escombros fruto de los bombardeos de la II Guerra Mundial, posiblemente en Londres. El título le viene como anillo al dedo, aunque se trata en este caso de una frase hecha inglesa que unida a la imagen cobra una nueva dimensión, cercana a la literalidad.

Coffee break (de la que no he podido concretar los datos exactos ni el autor de la misma) me recuerda mucho a otra magnífica foto de la misma temática y época, conocida como Milkman (El lechero):

Vía bebelestrange y Joey deVilla’s Personal Blog.

(Si alguien puede aportar más detalles, los comentarios están abiertos. Gracias.)
________

Actualización: Para que se pueda ver mejor el paralelismo de ambas tomas, y así poder compararlas mejor, he puesto la segunda foto que antes sólo se mencionaba.

~ El adiós del soldado y Bobbie, el gato

~ El adiós del soldado y Bobbie, el gato Soldier’s goodbye & Bobbie the cat (entre 1939 y 1945, aprox.)
Foto de Sam Hood

Sugerente imagen para tan descriptivo y atípico título. Basta con mirarla detenidamente para apreciar su belleza y picardía, su original punto de vista y todo lo que de ella se omite y que sin embargo está ahí presente, quizá de manera distinta según el observador que la contemple.
No sabemos el orden en que fueron hechas, pero hay una segunda toma que, aunque bastante más prosaica, completa la anterior.

 

~ El adiós del soldado y Bobbie, el gatoFoto de Sam Hood

Ambas forman parte de las muchas y buenas fotografías que pueden verse en la colección que la Biblioteca del Estado de Nueva Gales del Sur tiene alojada en Flickr. Todas ellas de finales del siglo XIX hasta mediados del s. XX.
Esta misma institución, en 1973, adquirió un total de unas 30.000 imágenes y negativos de Sam Hood. Sirva este enlace para ver una pequeñísima muestra.

~ Su mejor cliente (Winsor McCay)

~ Su mejor cliente (Winsor McCay)

Viñeta de Winsor McCay (1917)

Para demostrar que poco o nada ha cambiado: esta viñeta hecha durante la I Guerra Mundial, a la que no sólo se limita y define perfectamente, ya que, por desgracia, es válida para cualquier otro conflicto bélico -pasado, presente o por venir-.

Winsor McCay fue un gran dibujante estadounidense, que publicó en prensa, pionero también en el cine de animación, con gran influencia posterior. Es el autor de Little Nemo in Slumberland, considerado como el primer gran clásico del cómic. Consistía en una página que se difundía semanalmente en la que el protagonista era un niño. En ella cada domingo se contaban los sueños de Nemo -que así se llamaba-, el cual siempre despertaba en la última viñeta.
(Ojalá algún día lleguemos a esa última viñeta y despertemos de esta gran pesadilla como es la de caer siempre en los mismos trágicos errores)

Reconocimientos y más información: Winsor McCay (1869 ó 1871-1934) en Wikipedia y bpib.

~ La niña refugiada (1939)

~ La niña refugiada (1939)~ La niña refugiada (1939)
Fotos: Margaret Bourke-White 1939 © Time Inc.
 

Imposible no anotar estas dos magistrales instantáneas de esta pequeña y anónima niña, refugiada durante los últimos días de la Guerra Civil española, obra de una de las primeras reporteras gráficas (si no la primera) de la historia. Suya también es esta corta pero interesante colección en la que aparecen distintas tomas de más refugiados, a finales de nuestra última e inefable guerra.

Para más información sobre Margaret Bourke-White y sus trabajos: Women In History, Wikipedia, el blog de José Antonio Galloso, y las ya enlazadas: Pinceladas y Todas.

(Estas dos imágenes están sacadas gracias a que recientemente Google aloja y da soporte a la inmensa colección de fotografías de los archivos de la revista Life, si quieres verlas en su enlace original sólo tienes que pulsar sobre [1] y [2])

~ ¿Cuántos obuses? ¿Cuántas balas? ¿Cuántas botas?

Para que acabe una guerra, cualquier guerra:

¿Cuántos obuses se han de lanzar?

[*] 1918. Soldado sobre una montaña formada de vainas de obús. Fotógrafo: Tom Aitken

¿Cuantas balas se han de disparar?

[*] 1916-1918 Soldados asomados a la parte trasera de un tren acribillado a balazos. Fotógrafo: Ernest Brooks

¿Cuántas botas se han de gastar?

[*] 1916-1918. Soldado y caballo transportando botas en el frente. Fotógrafo: Ernest Brooks

¿Cuántos prisioneros han de ser capturados? ¿Cuántos muertos? ¿Cuántos días han de transcurrir?

Fotos de la I Guerra Mundial. Para saber más datos (autor, descripción, fecha, etc.) de cada una de las imágenes, basta con pulsar el asterisco que precede al pie de cada una de ellas.

Fuentes: National Library Of Scotland: RLS Haig “Official Photographs”, clasificadas por autores. También hay una versión reducida, pero muy interesante en Flickr.