~ El caballo de John Wayne

Un operario carga con uno de los caballos de atrezo utilizados en la película El Álamo.
Imagen vía fotki (y weblo.)

En el cine, todo lo que parece es y cobra vida en la gran pantalla. Los encargados de los efectos especiales de las películas lo saben bien, sólo hay que procurar que la cámara esté y grabe en el lugar y momento adecuados para que se produzca la ilusión de realidad deseada. Pero esa misma cámara puede hacer que desde otra perspectiva y a destiempo nos descubra el antes o después de una escena; es entonces cuando, a veces, la auténtica realidad retratada alcanza cotas de esperpento y surrealismo, en un ejercicio puro desmitificador.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s