~ Montando avestruces

Nada más encontrar esta primera imagen de principios del siglo XX, pensé que por sí misma ya valía la pena para continuar con la saga/serie de rarezas del pasado que me propuse no hace tanto. Sin embargo, la curiosidad y el deseo de profundizar algo más en los datos que la propia fotografía aporta, me hizo ir almacenado poco a poco esta pequeña colección de amazonas, jinetes (y mini carruajes) a lomos de este colosal y, a mi modo de ver, elegante y simpático animal: el avestruz, el ave de mayor tamaño existente en la actualidad, del que creo se merece el mayor de nuestros respetos como ya recalcaré al final.

De fecha incierta (1905-1917), en esta primera foto, si no es por el detalle del pie, lo que se aprecia más parece la unión híbrida de algún animal mitológico bicéfalo, mitad humano mitad ave, que el posado de esta improvisada amazona cuya identidad descubro, pues se trata de una conocida actriz y cantante polaca de la época: Anna Held, de azaroso final que inspiraría la película musical The Great Ziegfeld.

La granja de avestruces de Cawston parece que se convirtió en una popular atracción turística de la zona, así que todo el que pasaba por allí no desaprovechaba la ocasión de montar sobre alguna de estas sufridas aves que, cual caballo de fotógrafo de feria, soportaban el peso y las posaderas de los visitantes ansiosos de quedar plasmados para la posteridad sobre tan extraño animal. De ahí la variedad de poses:

pareja con avestruzmontando avestruz con huevo

Ésta de arriba era la tarjeta que se le daba a los visitantes de la granja. Al dorso se les recordaba la tienda donde poder adquirir plumas tan de moda en aquellos años y souvernirs.

Otro de los usos que se le daba al avestruz era el de animal de tiro en carruajes…

… Incluso se organizaban carreras cuyo vencedor aparece en la foto de arriba. Pero no vallamos a creer que esto de las carreras es mera reliquia del pasado, y es por ello que hablaba al principio acerca del respeto debido a esta bella ave que, como contraprestación a no poder volar, posee unas potentes y musculadas patas que le permiten superar los 70 Km/h; pues bien, por respeto y vergüenza ajena es por lo que evito colgar directamente en esta entrada ejemplos actuales de patéticas competiciones, valgan estos 5 enlaces como prueba: [1], [2], [3], [4] y [5], entre otros.

Para acabar no me he podido resistir, esta delicatessen almibarada de postal es todo un WTF? (Ojito a la frase del pie en francés):


Reconocimientos: Ostrich farm, Image-archeology, Wikipedia, Photobucket, The Library of Congress, NARA.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s